Pasar de ser pareja a familia es un cambio complejo y aturdidor que requiere toda nuestra atención, comprensión, cooperación y reflexión. Más que nunca es necesario el diálogo sobre aquello que se espera, cuál es nuestro modelo de familia y cómo queremos seguir manteniendo nuestros roles de persona y pareja.

Hace falta una comunicación fluida y sincera para establecer las bases en un nuevo proyecto de vida, muy diferente al que hasta ahora teníamos y lo más importante, absolutamente desconocido.

Tendremos que adaptar nuestros hábitos, rutinas y horarios. Nos enfrentaremos a nuestras creencias y educación: ¿cómo tenemos que cuidar y educar nuestro hijo? El inicio del proceso coincide con una descalabro emocional en que la madre es un bidón de hormonas descolocadas a la vez que tiene que hacer frente de manera inmediata a los requerimientos y necesidades del bebe.

En todo esto, ocuparse de la relación de pareja es too much (demasiado). Es importante que la pareja lo entienda para poder acompañar este proceso con suavidad y mucha paciencia.

A menudo, las demandas y necesidades no quedan explícitas y averiguar lo que la otra persona quiere es una pérdida de tiempo que casi nunca nos trae a buen puerto. Por eso, es recomendable que seamos asertivos y empáticos: preguntemos, sin nervios, y entendamos que todo ello es apasionante a la vez que difícil.

Esta transición cambia  nuestra escala de valores y nuestro día a día. De repente, el tiempo pasa a una dimensión desconocida en la que tardaremos en asentar un nuevo horario. Requerirá toda nuestra energía y unos pilares muy fuertes, entre ellos, el más importante: estamos viviendo lo que hemos deseado durante mucho tiempo.

Más que nunca, no dejemos de conversar, hablar y compartir. Tenemos que aprender a ser padres y madres y, por tanto, aprender a enseñar. Hagámoslo desde la reflexión y no desde la improvisación.

Rodeémonos de personas que nos quieran y estén dispuestas  a ayudarnos y, una vez pasados los primeros meses, seamos capaces de delegar tiempos de cura del bebé a estas personas para no olvidar que antes que todo  fuimos pareja.

PRÓXIMAMENTE…

 

Sobre la asertividad os recomendamos el mini-vídeo: ¿Cómo ser más asertivo? (disponible el próximo 1 de julio del 2017).

 

Mónica Vázquez Selma